Recuerdan a los 49 fallecidos en Álvaro Obregon 286

Noticias MX.- La alerta sísmica por el “MacroSimulacro 2019” en memoria de las víctimas de los sismos de 1985 y 2017, y el sonido del motor de una motocicleta de Protección Civil sonaron por unos minutos, pero lo que no se pudo cesar fueron las lágrimas de los familiares de los fallecidos en el edificio ubicado en Álvaro Obregón 286 de colonia Roma.

El motociclista y promotor de eventos, Eric Montejo, narró lo sucedido hace justo dos años en ese edificio, donde 49 personas murieron y 27 fueron rescatadas de entre los escombros.

El 286 de Álvaro Obregón se construyó en 1939. Era un conjunto habitacional de cuatro niveles. En 1979 le aumentaron un piso más. Durante el terremoto de 1985 el edificio se desplazó 15 centímetros, pero nadie hizo caso del suceso. En 1990 le dieron otro uso, como oficinas, y aumentaron un sexto piso. En 2017 colapsó.

Junto a esta construcción estaba el 284, que resultó dañado por el sismo. Entre los tablones grafiteados que cubren los tres predios, hay una entrada que señala: “puerta abierta para la reconstrucción”. Y se anuncian informes en la dirección: gdi.ventas2016@gmail.com

Durante el MacroSimulacro2019 salieron varios trabajadores del predio número 278, que tiene sellos de obra suspendida, pero están levantando varillas y adentro se ven lonas que simulan estancias para trabajadores.

En los alrededores había una ambulancia y una patrulla que cuidaron las siete carpas instaladas en el camellón entre Álvaro Obregón y Medellín, en las que instalaron sillas, globos blancos, una guadalupana con una veladora, rodeada de flores amarillas sobre un florero color morado. A los asistentes les dieron dulces de bombones adornados.

Tras el MegaSimulacro2019, los presentes, con el puño en alto, guardaron su tristeza y pesar en silencio, otros se abrazaron, unos más colgaron flores y mensajes a sus deudos, como el siguiente:

“Fuiste y serás siempre una amiga increíble, llena de luz y de paz. Te amo carrito”, entre fotos de una joven sonriente cargando a su bebé. Le colocaron unas flores blancas y encendieron una veladora sobre un tabique rojo.

Una familia colocó unos girasoles amarillos en una de las vallas de madera y encendió otra veladora sobre un pedazo de tablón podrido.

Otros más colocaron un dibujo de Homero Simpson y una manta dirigida al joven Shaid Guzmán, en la que se leyó: “Es imposible no estar triste. Su ausencia duele, pero su recuerdo siempre nos hará sonreír. Tu familia te extraña. Lulú Hazzuel Zuri, tus suegros Lourdes, Juan y tus cuñadas Mar y Adriana, tus sobrinos Eduardo y Mónica”.

Los voluntarios de la organización Cascos Blancos AO 286, creada después del sismo de 2017, les entregaron rosas blancas a las personas que perdieron a sus seres queridos. Ellos, los rescatistas, entre lágrimas compartieron sus experiencias, pues no solo ayudaron en esta desgracia, sino en otros edificios caídos.

“El dolor deja aprendizaje. Gracias a los voluntarios se ha logrado este esfuerzo. Es un recordatorio de que somos muy vulnerables”, señaló Rosario Armas, presidenta de Cascos Blancos AO 286, presente junto con autoridades de seguridad del Gobierno de la Ciudad de México.

 

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto