Estudiante de UVM investiga fármaco que protege a las células del pulmón de la contaminación ambiental

Redacción Noticias MX.- La reciente investigación de Victoria García Cante, estudiante de la Licenciatura Químico Farmacéutico Biotecnólogo de la Universidad del Valle de México Campus Chapultepec, pone en manifiesto que la Cloroquina -fármaco utilizado para el tratamiento de la malaria y de problemas autoinmunes- tiene capacidad citotóxica pulmonar 24 horas después de su exposición; por lo que su uso ofrece una alternativa para prevenir el daño celular y de órganos a causa de la contaminación. 

 García Cante expuso que su investigación titulada Efecto citoprotector y de la respuesta antioxidante de la cloroquina en la línea celular pulmonar A549, surgió como una propuesta de tesis, en la cual fue asesorada y apoyada por el Dr. Octavio Gamaliel Aztatzi Aguilar, profesor de la Universidad del Valle de México y Jefe del Departamento de Investigación en Inmunología y Medicina Ambiental, del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER); dada la relevancia del tema, la estudiante también consiguió el apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) y del Instituto Nacional de Investigaciones Nucleares (ININ).


El estudio tuvo como propósito evaluar el efecto citotóxico y la respuesta antioxidante de la Cloroquina basado en el principio de la producción de agentes antioxidantes, mediante la caracterización de la viabilidad celular, respuesta metabólica y antioxidante de la línea celular pulmonar humana A549. 


“Se trata de encontrar una alternativa para proteger nuestros pulmones, ya que en la actualidad vivimos en un ambiente muy contaminado. Dejar de respirar es inevitable y cada vez estamos más expuestos a la contaminación, por lo que encontrar esta solución nos da la posibilidad de prevenir un problema crónico”, detalló la estudiante. 


La investigación consistió en realizar diferentes métodos de medición y ensayos. Las células neumocitos tipo II provenientes de adenocarcinoma humano se expusieron al fármaco y a metales abundantes en el material particulado menor a 2.5 (PM2.5), tales como Calcio, Cobre, Hierro, Manganeso, Plomo, Silicio, Titanio y Zinc. Al exponerlos durante 24 horas se comprobó que con una cantidad muy pequeña (10 μM) de cloroquina se logra un efecto protector, que ayuda a aumentar la viabilidad celular.


Victoria apuntó que lo que hace el fármaco es incrementar la cantidad de ciertos biomarcadores que normalmente se utilizan como antioxidantes, como es el aumento de glutation, S-transferasa, así como malondialdehído y catalasa como biomarcador de estrés antioxidante. Al incrementar estos biomarcadores expuestos a agentes antioxidantes, se evita el efecto oxidante y se protege la célula. 


La administración de la microdosis sería vía oral y podría dirigirse a pacientes específicos, que están propensos o que viven en una región en donde hay mucha contaminación, como un mecanismo de prevención.


La estudiante de QFBT puntualizó que, a pesar de los buenos resultados, pretende continuar con la investigación, realizar más pruebas y posteriormente buscar una forma de llevarlo a la población.


“Lo que encontramos es muy alentador, el fármaco tiene muy buena eliminación ya que se puede distribuir bien en el cuerpo, sin embargo, se tendrían que realizar más estudios para asegurar la dosis y la frecuencia de administración”, finalizó.

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto