The Cure, dosis de oscuridad en el Foro Sol

Redacción  Noticias MX.- La oscuridad está llena de luces que iluminan de alegría el espíritu, como las estrellas en el universo, y lo mismo pasa durante sus shows con la banda británica The Cure.   

 

El Foro Sol –lleno a reventar– atestiguó anoche esa energía sin igual por parte de la agrupación insignia del post-punk, en una velada de ensueño que reunió a 65 mil fans, de acuerdo con información de Ocesa.

 

Fue absoluta la entrega, tanto de los fans como de los músicos y su líder, Robert Smith, quien dibujó un espectáculo de poderoso y cautivador rock oscuro durante casi tres horas de incesantes pasiones.

 

De acuerdo con agencia Apro, eran las 21:10 cuando emergió el enigmático vocalista con su célebre look, de cabellos enmarañados en estilo crepé, vestido de negro, ojos delineados y labial rojo.     

 

Los gritos ensordecedores rápidamente cubrieron el recinto al ver a Robert junto a su ensamble, conformado por Simon Gallup (bajo), Jason Cooper (batería), Roger O’Donnell (teclados) y Reeves Gabrels (guitarra).

 

La apertura contempló “Plainsong” y “Pictures of You”, expandiendo un melancólico romanticismo de incandescente éxtasis.

 

Bajeos profundos, guitarrazos fantasmales y batacazos espectrales dieron una sintonía sonora, con una producción sin mayor parafernalia que la calidad de los Cure, y como telón de fondo una pantalla donde brillaron sutiles imágenes conceptuales con la figura de sus integrantes y extravagantes diseños.

 

Smith pronunció en español: “¡gracias, muchas gracias!”, con lo que detonó la euforia colectiva que ya hervía sobre el lugar desde su arranque.

 

El repertorio incluyó “A Night Like This”, “Just One Kiss” y la entrañable “Lovesong”, que fue bien recibida por una audiencia de todas edades y encantó a las nuevas generaciones de adoradores de los sonidos siniestros.

 

Asistieron todo tipo de fanáticos, desde los “darks” de antaño vestidos con ropajes oscuros, caracterizados al igual que Robert, así como familias con sus hijos.

 

“Last Dance”, “39”, “Burn” y “Fascination Street” alargaron el festín rockero que también incluyó “Never Enough” y “Push”. “In Between Days”, “Just Like Heaven”, “Want” y “Play for Today” integraron el extenso set gozado por los presentes, quienes ansiaban el regreso a nuestro país de la banda fundada en 1976.

 

A sus 60 años Robert Smith demostró su calidad vocal como antaño, además de moverse de un extremo a otro del entablado para cantar frente a su gente. 

 

Tras rasgar “A Forest”, “Primary” y “Disintegration”, se avizoraba el final, pero The Cure tenía preparado un par de sendos encores como regalo. Para el primero le dieron rienda con una selección intensa: “Lullaby”, “The Caterpillar”, “The Lovecats”, “Hot Hot Hot”, “The Walk” y “Let's Go to Bed”.

 

 

 

 

El calor humano se sentía en cada rincón del Foro Sol. Y aunque afuera la Ciudad de México lucía nublada, para el concierto tuvo un cielo despejado y una noche fresca de abrasadores ritmos con: “Friday I’m in Love”, “Close to Me” y “Why Can’t I Be You?”

 

Los músicos premiaron la fidelidad de sus adeptos mexicanos con un último alucinante encore: “Three Imaginary Boys”, “Boys Don’t Cry” y “Jumping Someone Else’s Train”.

 

El finiquito especial dio gala con “Grinding Halt”, “10:15 Saturday Night” y “Killing an Arab”, desatando brincos, gritos y el coreo generalizado, luego de lo cual llegó la resplandeciente despedida de Robert Smith y de cada uno de los músicos, cargados de alegría en comunión con sus 65 mil fans que se dieron cita. 

 

Así encumbraron el show al filo de la media noche, como solamente The Cure lo sabe hacer.

 

JAM

Tu opinión es importante

Minuto a Minuto